¿Baja laboral con o sin baremo?

¿Eres autónomo? ¿Qué pasa cuando te encuentras mal o estás enfermo? Cuántas veces hemos dicho en tono de humor a nuestros propios clientes y a nuestros amigos la conocida frase “soy autónomo, nunca me pongo malo”.
La pura realidad es que no podemos controlar si vamos a estar ingresados en el hospital a causa de un accidente con el coche; si vamos a pasar dos semanas en reposo por un tropiezo tonto en la calle o si vamos a estar en la cama con 39ºC de fiebre por haber pillado el “típico virus” de otoño, invierno, primavera o, incluso, verano.

Nuestro ritmo de trabajo no puede parar. Nuestros clientes tienen que estar plenamente satisfechos y debemos cubrir todas las necesidades económicas del día a día. Pero, ¿y si te pasa alguna de estas cosas y no puedes ir a trabajar?¿y si realmente no puedes de verdad cumplir tus responsabilidades?.

No puedes prevenir, ni preocuparte por lo que te va a pasar en el futuro, ya sea a corto, a medio o a largo plazo. Sin embargo, si puedes ocuparte de antemano, puedes delegar los gastos a tu aseguradora a través de los seguros de baja laboral, subsidios. De esta forma, puedes conseguir una cobertura económica para cuando lo necesites, para cuando no puedas ir a trabajar.

¿Cómo funciona? A cambio de una cantidad fija que se paga como prima de seguro, recibes una indemnización por los días que te encuentres de baja, con el objetivo de poder hacer frente a esos gastos fijos.

Una vez que decidas contratar este tipo de póliza, debes de tener muy presente las dos modalidades de seguros de baja laboral que hay: baremado y no baremado.
Ambos presentan beneficios, pero cada uno de ellos ayuda a cubrir unas necesidades específicas. En ese sentido, es importante determinar cuál nos interesa más. A continuación, os cito algunas de ellas, aunque se debe de conocer mucho más en profundidad y con detalle.

Baremado


En primer lugar, hay que destacar que se conoce desde el inicio del seguro la cantidad que se va a cobrar como indemnización. Sin embargo, las pequeñas dolencias no se cubren y las dolencias se encuentran bajo baremo. Asimismo, no es preciso tramitar la baja con la Seguridad Social, solo es necesario el informe del médico. Se puede seguir trabajando y la tarifa es más económica.

No baremado


En este caso, se cubren todas y cada una de las dolencias. Se puede llegar a contratar mucho más tiempo de indemnización. Por tanto, se adapta mejor a las necesidades de cada persona. La tarifa suele ser mayor y no se puede trabajar con la baja.


Tanto el baremado como el no baremado presentan una serie de pros y contras. A cada persona le conviene más uno que otro, dependiendo de sus características. Si te decides a asegurar tu situación como autónomo, lo ideal es que contactes con una persona que pueda aconsejarte y asesorarte, que mire por ti. Debes de encontrar el seguro que más se adapte a tu situación y que, sobre todo, siempre te compense.




LEAVE A REPLY

Your email address will not be published.


Comentario


Nombre

Email

Url